Seleccionar página

Cerrajeros Alaquas informamos que el mantenimiento de las puertas dependerá del tipo de puerta con el que cuentes. A continuación te decimos como aplicar este mantenimiento tu mismo, dependiendo del material de tu puerta, para que así ahorres tiempo y dinero.
Mantenimiento de puertas de madera
Las puertas de madera suelen ser las más comunes en nuestros hogares. Además de dejar a la vista el cuidado que ponemos sobre nuestra vivienda, representan una parte importante en el mantenimiento y decoración, por eso acá te dejamos una lista de recomendaciones para mantenerlas en las mejores condiciones:
Es necesario realizar esto al menos cada 15 días:
Revisar, limpiar, lubricar y, de ser necesario, cambiar las cerraduras y bisagras.
Haciendo uso de un plumero, un cepillo o un paño seco, repasa toda la superficie de la puerta para remover el exceso de polvo o suciedad, asegúrate también de pasarlo por los laterales y las grietas de la puerta.
En caso de que tu puerta se encuentre barnizada, deberás pasarle un paño humedecido con jabón a base de aceite para limpiarla.
En caso de que tu puerta se encuentre pintada, harás uso de productos diluidos en agua para limpiarla.
Otras:
En caso de que tu puerta se encuentre abombada de una manera leve debes saber que es por la descomposición de la madera, por lo que deberás proceder a cortar la parte afectada de madera y reemplazarla por una nueva.
En caso de que tu puerta presente hendiduras, ralladuras o raspones, deberás lijar las zonas afectadas y recubrir con barniz o pinturas, según sea tu caso, y repetir cuantas veces sea necesario.
Mantenimiento de puertas de metal
Son las segundas más utilizadas, debido a la seguridad que nos pueden brindar, pero sí hay que estar al tanto del mantenimiento de estas debido a que, por su material, tienden a oxidarse. Por eso acá te dejamos una lista de recomendaciones para mantenerlas en las mejores condiciones:
El tiempo en el que debes repetir este procedimiento varía según la exposición de la puerta a factores como viento, agua, cercanía a playas o mares, entre otros.
Utiliza un paño húmedo o una esponja para remover el exceso de polvo y suciedad sin causarle ralladuras a tu puerta.
Asegúrate bien de que no queden excesos o depósitos de agua sobre tu puerta, ya que puede afectar la pintura.
Por último, luego de limpiar, para un acabado reluciente puedes usar una capa fina de cera microcristalina, aplicada con movimientos circulares.
Otros:
Si las puertas presentan raspones o ralladuras será necesario lijar la zona afectada y luego pintar, realizar cuantas veces sea necesario.
Si la puerta presenta exceso de óxido utiliza un cepillo de púas de metal para removerlo, luego retíralo y limpia.
Utilizar, a la hora de pintar, barnices antioxidantes.
Es recomendable utilizar una capa de minio (producto anticorrosivo) que protege tu puerta y previene el oxido antes de aplicarle cualquier capa de pintura.
Para finalizar, para el continuo mantenimiento de tus puertas de metal puedes aplicar una capa de parafina liquida, que puede obtenerse en tiendas de insumo artesanal. Utiliza una esponja de alambre fino y desliza con movimientos suaves, mientras va removiendo los excesos con un paño.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Llame ahora